Entre los ríos Guadiana y Jabalón, villa de fuero regio y poblada de ecos cervantinos, Ciudad Real es la capital insigne de una provincia marcada por la historia y el arte: la historia en los hitos de la poderosa Orden de los Calatravos, poseedores en un pasado de la totalidad de estas tierras; y por el arte, como no, hecho todo aventura gracias a las andanzas del Caballero de la Triste Figura. Hoy, los nuevos caballeros andantes del siglo XXI saben que aquí seguirán encontrando mesones, molinos, escudos y recuerdos de una crónica bordada por el sol. Una crónica en la que los viñedos y el cereal, los castillos, las iglesias y los conventos desfilan por doquier en la retina del viajero que se apreste a descubrirlos.

Reloj del Carillón Plaza mayor de Ciudad Real. Autor, Viajes en la mochila

Reloj del Carillón Plaza mayor de Ciudad Real. Autor, Viajes en la mochila

Ciudad Real es una de las pocas capitales de provincia españolas cuyo pasado no es íbero ni romano, sino que entronca directamente con las fundaciones que se efectuaron en la Edad Media a raíz del avance cristiano. Espectacular debió ser la villa fronteriza en sus primeros tiempos, puesto que para asegurar su defensa frente a las incursiones sarracenas se le dotó de un alcázar y de nada menos que 21 torres defensivas.

Parque Arqueológico de Alarcos-Calatrava. Autor, Kike Mad

Parque Arqueológico de Alarcos-Calatrava. Autor, Kike Mad

Desde la ya lejana fundación efectuada en 1255 por Alfonso X el sabio, Ciudad Real pareció destinada a constituir un referente urbano de primer orden en la península. Para 1420 ya se había completado su edificación, y de aquella época de prosperidad se conservan todavía varios lienzos de muralla, iglesias y algunas de las torres defensivas. Sin embargo, este trazado nada tenía que ver con el original levantado en el siglo XIII. A principios del siglo XV Juan II le dio a la villa el rango de “Muy Noble y Leal Ciudad Real”, y en aquellos tiempos la muralla llegó a tener más de 4 km de perímetro y contar con la friolera de 130 torreones, cuyo lugar lo ocupan hoy las vías de circunvalación de la moderna urbe.

Continuará…

Interior del Santuario de Nuestra Señora de Alarcos. Autora, Lucía Ponce

Interior del Santuario de Nuestra Señora de Alarcos. Autora, Lucía Ponce

imagen cookies

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
Suscríbete

Suscríbete

Recibe todos nuestros reportajes e información sobre las próximas actividades directamente en tu email. ¡No te pierdas nada!

Su solicitud se ha enviado correctamente. Recibirá una confirmación en su correo electrónico.