Con la llegada de las cortas noches veraniegas, parques y arboledas se llenan como todos los años de paseantes, de niños y mayores buscando “la fresca” y, como cumpliendo con un rito ancestral, también de un sonido ciertamente monótono y repetitivo. Se trata de un canto tristón, aflautado y monocorde que se deja oír en la oscuridad cada pocos segundos, y que delata de paso a una de nuestras aves nocturnas más emblemáticas: el autillo. En muchas zonas del sur este toque le ha valido al autillo el poco atractivo nombre de “corneta”, ya que cuando este animal decide asentarse cerca de las viviendas humanas puede hacerse muy difícil conciliar el sueño.

Carlos Uranga

La luna encuadrada en un aspa. Autor, Carlos Uranga

“Tiui… tiui… tiui” Así suena más o menos la llamada del autillo. Desesperante para el insomne, sin duda, pero no exento de atractivo si nos atenemos a la leyenda que explica su origen. Y es que hace muchos años vivieron en cierto lugar dos hermanos que se ganaban la vida custodiando los caballos del vecindario.

Una noche se desató una terrible tormenta, y a causa del temporal y los truenos que retumbaban en el valle se perdió una montura: precisamente aquella que esa misma tarde había estado montando uno de ellos, Ghioni. El otro, enfurecido, lo obligó a salir en mitad de la inclemente noche para buscarlo, y he aquí que no aparecieron nunca más ni el caballo ni el desdichado cuidador.

La perplejidad del autillo. Autor, Dominic Sherony

La perplejidad del autillo. Autor, Dominic Sherony

Su hermano recorrió durante muchos días los bosques cercanos tras la pista de Ghioni, pero todos los esfuerzos fueron baldíos. Una noche, agotadas sus fuerzas, se postró en el suelo del bosque para no levantarse más. Pero he aquí que la diosa Artemisa se apareció ante él, y con el fin de aliviar sus penas lo transformó en autillo, para que siguiese sin tregua tras la pista de su añorado hermano, noche tras noche. Y así lo hace: la vista penetrante, el vuelo raudo, e incansable en su llamada angustiosa que desde entonces los hombres oyen sin cesar durante las tranquilas madrugadas de estío: ¡Ghioni… Ghioni… Ghioni!

Bosque mediterráneo en el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera

Bosque mediterráneo en el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. Autor, desconocido

Algo habrá de cierto, sin embargo, en esta leyenda de cariño filial. La ciencia afirma que los autillos son aves tremendamente emotivas, y las parejas duran toda la vida, hasta la muerte de uno de sus miembros. De hecho no es raro encontrar numerosas muestras de cariño en los autillos, y que hacen recordar (para el que tenga la suerte de descubrirlos) el amor que se profesaron alguna vez los desdichados hermanos de la leyenda…

Autor, Israel Jashir

De nuevo, la noche. Autor, Israel Jashir

____________________________

Fotografía de portada: El color de La Mancha. Autor, desconocido.
____________________________


Suscríbete

Suscríbete

Recibe todos nuestros reportajes e información sobre las próximas actividades directamente en tu email. ¡No te pierdas nada!

Su solicitud se ha enviado correctamente. Recibirá una confirmación en su correo electrónico.

Pin It on Pinterest

Share This