Para los lapones, que marchan continuamente de una región a otra con sus rebaños de renos, el invierno es el periodo más tranquilo del año. Mientras dura esta estación viven recogidos en sus cabañas de madera en medio de los bosques y las nieves perpetuas que cubren su territorio. Pero al comienzo de la primavera resulta dramático ver como la nieve empieza a derretirse, mientras que de noche se forma una delgada capa de hielo sobre la superficie de la tierra. Poco a poco, esta capa helada se hace lo suficientemente gruesa como para sostener el peso de los renos. Es el momento que los lapones han estado esperando durante meses. Los pastores de renos nómadas han de tener todo preparado para la migración, un largo viaje de unos 300 kilómetros que deben recorrer en pocos días siguiendo al rebaño semisalvaje hacia las montañas donde, en mayo, las hembras darán a luz.

 

2. Familia de renos. Autor, Peupleloup

Familia de renos. Autor, Peupleloup

3. Lago Imandra, de la península de Kola. Autor, Pablol1987

Lago Imandra, en la península de Kola. Autor, Pablol1987

4. Oteando el horizonte. Autor, Ekaterina Sotova

Oteando el horizonte. Autor, Ekaterina Sotova

5. Paisaje invernal en las montañas Khibiny, península de Kola. Autor, Acidka

Paisaje invernal en las montañas Khibiny. Península de Kola. Autor, Acidka

En las zonas septentrionales de Noruega, de Suecia y de Finlandia, a menudo citadas con el nombre de Laponia, así como en la península de Kola perteneciente a Rusia, no quedan probablemente más de 6000 lapones que lleven una vida nómada de criadores de renos. Gran parte de su territorio está poblado de bosques y salpicado de incontables lagos y pantanos intransitables. A occidente se alzan enormes montañas de paisajes agrestes que se abren en fiordos junto a la costa. El mar, que trae del sur y el oeste las corrientes cálidas, contribuye a suavizar el clima en el litoral.

 

6. Aurora boreal. Imagen tomada en la Laponia sueca. Autor, Travel in shots

Aurora boreal. Imagen tomada en la Laponia sueca. Autor, Travel in shots

7. Uno de los típicos lagos de Laponia, en Finlandia. Autor, RukaKuusamo

Uno de los típicos lagos de Laponia, en Finlandia. Autor, RukaKuusamo

8. Traje tradicional lapón. Autor, Karen P

Traje tradicional lapón. Autor, Karen P

9. Paisaje de tundra cerca de Salka. Laponia sueca. Autor, Mleczko

Paisaje de tundra cerca de Salka. Laponia sueca. Autor, Mleczko

A medida que avanza, la masa de animales desprende una especie de nube que oscila a baja altura con el vaivén de la brisa. Se trata de un fenómeno muy común en estas latitudes, donde a una temperatura de 40º bajo cero los animales no sólo exhalan vaho, sino que sus cuerpos emiten en su totalidad un vapor conocido como “bioniebla”. En el extremo posterior del rebaño pequeñas figuras de colores vivos corretean de una a otra parte. Se trata de los guardas zagueros, que con la ayuda de perros azuzan a los renos descarriados y a los rezagados para que vuelvan a su sitio. Todos los pastores del grupo viajan sobre esquíes o en trineos tirados por renos, mientras que los niños menores de 5 o 6 años cabalgan directamente encima de los animales. Los casi 2000 renos que forman el rebaño representan el sustento y la seguridad de 6 familias de pastores árticos. Es un espectáculo lleno de dinamismo, aunque con relación al vasto paisaje de bosques interminables y llanuras heladas parezca en realidad minúsculo.

 

10. Noche de magia en el bosque ártico. Pyhä, Laponia finlandesa. Autor, Antti Merivirta

Noche de magia en el bosque ártico. Pyhä, Laponia finlandesa. Autor, Antti Merivirta

11. Buen ejemplar de reno. Autor, Ration

Un buen ejemplar de reno. Autor, Ration

12. Paisaje invernal en la Laponia finlandesa. Autor, HibaHaba

Paisaje invernal en la Laponia finlandesa. Autor, HibaHaba

13. Bosque disperso en la tundra finlandesa. Saariselkä. Autor, Mikko kuhna

Bosque disperso de abedules, el árbol típico de la tundra finlandesa. Saariselkä. Autor, Mikko kuhna

En contra de lo que pueda parecer, el gran rebaño de renos no está en modo alguno domesticado. Se trata de animales semisalvajes, que siguen realizando sus migraciones y vida comunal de forma casi idéntica a como lo han venido haciendo durante millones de años. En sus primeras fases el pastoreo de renos debió consistir en una persecución más o menos coherente, en la que los lapones ejercían muy poco control sobre los animales. Quizás los seguían con lanzas y arcos e iban cobrando ejemplares a medida que los necesitaban, cazándolos del margen exterior del rebaño. Los primeros renos “domésticos” fueron probablemente animales heridos y terneros domésticos capturados a muy corta edad, y que se criaron después como animales de compañía o como reserva para periodos de escasez. Sin embargo, es virtualmente imposible manejar el gran rebaño durante sus migraciones estacionales sin realizar la castración del macho dominante, cabeza del grupo y director absoluto de la marcha. Allá donde vaya este macho irá también el resto de renos, de modo que conseguir su mansedumbre resulta vital para las aspiraciones de los pastores árticos. El método tradicional lapón de castrar a los animales (machacar los testículos con los dientes) es ampliamente utilizado en toda el Asia Ártica e indudablemente más antiguo que el uso de los cuchillos metálicos, un utensilio proveniente de la civilización.

 

14. Crepúsculo y aurora boreal. Autor, Visit Finland

Crepúsculo y aurora boreal. Autor, Visit Finland

15. Crepúsculo. Käylä, en la laponia finlandesa. Autor, RukaKuusamo

Crepúsculo. Käylä, en la laponia finlandesa. Autor, RukaKuusamo

16. Un rebaño de renos. Autor, RukkaKuusamo

Un rebaño de renos. Autor, RukkaKuusamo

17. Bosque y lago, en el parque natural de Lemmenjoki, Finlandia. Autor, Mikko kuhna

Bosque y lago, en el parque natural de Lemmenjoki, Finlandia. Autor, Mikko kuhna

Los lapones pueden ser vistos por cualquiera que visite la región del cabo Norte, en Noruega, o se adentre unos kilómetros dentro del Círculo Polar Ártico sueco o finlandés. Para este pueblo la naturaleza y los rebaños de renos cubren todas sus necesidades, desde la madera para construir las tiendas y hacer fuego hasta las pieles para sus vestidos. Sus enemigos son el lobo y la ventisca. Les acechan la escasez de combustible y la oscuridad invernal, de un mes de duración, pero a pesar de ello aún cruzan la tundra en respuesta a los cambios estacionales conformando una estampa que parece extraída de la Edad del Hielo. La dureza es un sello de supervivencia, y nada mejor para demostrarlo que el relato que Procopio hizo de estas gentes, en el siglo VI d.C.: “Tan pronto como una mujer da a luz, envuelve al niño en pieles y lo cuelga de un árbol, le pone un trozo de tuétano en la boca y se va de caza con el marido”. Por cierto que no se trata de desapego maternal, ya que el tuétano de los huesos es considerado por los lapones como una golosina muy especial.

 

18. Pastor lapón, tienda y reno. 1909. Autor, Saamiblog

Pastor lapón, tienda y reno. 1909. Autor, Saamiblog

19. Lapón noruego y reno. Autor, Scott1723

Reno y lapón noruego, vestido para la ocasión. Autor, Scott1723

20. Vista invernal del cabo Norte, Noruega. El punto más septentrional de Europa. Autor, Jechstra

Vista invernal del cabo Norte, Noruega. El punto más septentrional de Europa. Autor, Jechstra

21. El final de la tormenta. Laponia noruega. Autor, Tusken91

El final de la tormenta. Laponia noruega. Autor, Tusken91

Además de conocer a sus renos uno a uno, el lapón los protege contra el robo marcándolos en las orejas con unas muescas específicas. La migración se produce a finales de abril, desde los bosques donde pasan el invierno hasta los campamentos de primavera, en el norte, donde las hembras preñadas parirán a sus crías. Luego, a fines de junio, los nómadas ascienden las montañas cercanas fuera del alcance del calor y de los mosquitos, donde se dedicarán también a la caza de perdices nivales y urogallos, así como a la pesca en los lagos y riachuelos de altura. Cuando las nieves de noviembre hacen posible el viaje en trineo, la caravana de animales y hombres emprende su camino hacia los campos de invernada, en los bosques de hoja perenne de las tierras bajas. La matanza se realiza en pleno invierno, pues la temperatura permite entonces la conservación de la carne y mantiene los cueros en buen estado. Una familia de tamaño mediano necesita 300 renos, de los que matarán 40 o 50 cada temporada.

 

22. Nada estorba a la migración. Autor, Wili_hybrid

Nada estorba a la migración. Autor, Wili_hybrid

23. Otra vista de Lemmenjoki, Finlandia. Autor, Mikko kuhna

Otra vista de Lemmenjoki, Finlandia. Autor, Mikko kuhna

24. Golfo de Kandalakcha, en el mar Blanco. Autor, Insider

Golfo de Kandalakcha, en el mar Blanco. Rusia. Autor, Insider

25. Se prepara una tormenta. Laponia sueca. Autor, Mleczko

Se prepara una tormenta. Laponia sueca. Autor, Mleczko

Este es el día a día de uno de los pocos pueblos europeos que todavía mantienen casi intactas sus tradicionales formas de vida. Parece increíble que suceda algo así en pleno siglo XXI, de modo que hemos seleccionado una serie de extraordinarias fotografías para corroborarlo y, de paso, disfrutar por unos instantes de los maravillosos paisajes que bordean nuestro continente por su lado norte: Laponia es el país del Sol de Medianoche, y un nombre tan evocador solo puede ser sinónimo de magia y de aventura… ¿Alguien puede resistirse a su encanto?

 

26. Investigador entre renos. Principios del siglo XX. Tromso, Noruega. Autor, Perspektivet Museum

Investigador entre renos. Principios del siglo XX. Tromso, Noruega. Autor, Perspektivet Museum


Suscríbete

Suscríbete

Recibe todos nuestros reportajes e información sobre las próximas actividades directamente en tu email. ¡No te pierdas nada!

Su solicitud se ha enviado correctamente. Recibirá una confirmación en su correo electrónico.

Pin It on Pinterest

Share This