Quinterías, bombos, refugios… La Mancha, donde un cuento de vendimia se convierte en una historia inolvidable para los visitantes y curiosos