No es un espejismo. La belleza húmeda y agreste que nos embruja surge de improviso en el Campo de Montiel con las Lagunas de Ruidera